Señor, quisiera ser tu cirineo,
cargar sobre mis hombros tu suplicio,
trocar el gran pecado en sacrificio;
limpiar mi ardiente fe con mi deseo.



Señor, quisiera ser aquel pañuelo,
secar tu faz sangrante, dolorida,
trocar tu sufrimiento por mi vida;
limpiar mi ardiente fe, mi eterno vuelo.



¡Permíteme, Señor, en tu calvario,
posar en mis abrazos tu agonía,
hilar con penitencia tu sudario!



¡Permíteme, Señor, como a María,
llorar sobre tu pecho su rosario,
salvar de humana culpa el alma mía!


Blanca María Alonso Rodríguez        


Reservados todos los Derechos de Autor.
Publicado con permiso de la autora.
Prohibida la reproducción sin expreso consentimiento.











Música: Crimson Tide (B.S.O.) - Hans Zimmer