Historia de mi muerte




Soñé la muerte y era muy sencillo:
Una hebra de seda me envolvía,
y a cada beso tuyo
con una vuelta menos me ceñía.



Y cada beso tuyo
era un día.



Y el tiempo que mediaba entre dos besos
una noche.
La muerte era sencilla.



Y poco a poco fue desenvolviéndose
la hebra fatal.
Ya no la retenía
sino por solo un cabo entre los dedos...



Cuando de pronto te pusiste fría,
y ya no me besaste...
Y solté el cabo,
y se me fue la vida.




Leopoldo Lugones
(1874-1938)
Pseudónimo: Gil Paz



Música: Somos diferentes


Web Site Design cerrado.