Yo no quiero morir: porque la muerte
mi vida acabará con mis dolores;
y no quiero, Señor, que mis amores
no tengan ya dolores que ofrecerte.



Yo no quiero morir: porque ese día
terminará esta lucha en que ahora peno,
y yo aspiro a la gloria de ser bueno
cuando puedo ser malo todavía.



Quiero la vida, sí, por emplearla
en lo único que puedo ennoblecerla,
¡por ponerla, Señor, a tu servicio!



¡por el goce interior de despreciarla!
¡por la gloria sublime de ofrecerla
como Tú la ofreciste, en sacrificio!


José María Pemán          
(1898-1981)







Música: Adagio (Albinoni)