Era el momento del ángel,
cuando se agita
el agua profundamente
recogida.
Era cuando Dios habla y pregunta
la niña,
cuando Sus naipes y ella,
hacia arriba,
al descubierto descubren
las intenciones divinas.



Era que en tres minutos
el sí que se decían
inauguraba el gozo,
en el cielo poesía
y en su alma inolvidable
melodía
de una fuente que manara
a borbotón de alegría
misterios y más misterios
donde ambos se reían.



Era el ángelus encuentro
y para mí lo sería
bajo la luz cenital
en la carrera del día,
si detenido el tren
del todo sobre la vía,
en tres minutos de ángel
sostenidos en María
Sus palabras removieran
el agua mía.


Jesús Martínez García           

Reservados todos los Derechos.
Publicado con permiso del autor.
Prohibida su reproducción sin expreso consentimiento.
email del autor: jes.martinez@terra.es








Música: Variaciones sobre el Ave María.
Pintura: Anunciación, de John William Waterhouse (1849-1917)