Ahorradme las palabras, habría dicho.
¿Puede el fuego guardarse en una arqueta?
Despojad de artificio este milagro
de Hombre en despedida.



Y quedaron sus manos en un gesto
de cascadas y mar en precipicio,
un cosmos encerrado en una hogaza
que se parte en silencio.



Dos manos que aún estaban casi intactas.


Pedro Miguel Lamet, SJ           


Del libro: Las palabras pequeñas. - Estella (Navarra), 1992
Reservados todos los Derechos.
Publicado con permiso del autor.
Prohibida la reproducción sin expreso consentimiento.
email del autor: pedromi@mundivia.es




Música: JofÍm