Sentada junto a la cuna
canta la Virgen María
pero el Niño no se duerme
que está la noche muy fría.
Tan sólo quiere una cosa,
que el pastorcico Matías
para abrigarse con ella
le preste una zamarrilla.



Sentada junto a la cuna
llora la Virgen María
que de sus ojos piadosos
le brotan lágrimas vivas,
son de perlas que engalanan
las rosas de sus mejillas.
¿Por qué llora así la Virgen,
por qué su pecho suspira?



¡Ha visto que entre las pajas
hay una cruz escondida!
Debajo de cada cuna
está la cruz de la vida.
El Niño recién nacido
nos va a decir algún día
que cada uno de nosotros
tome su cruz y le siga.



Que para que tenga fruto,
ha de morir la semilla,
que, sólo si muere el grano
podrán nacer las espigas.
¡La vida lleva a la muerte,
la muerte lleva a la Vida!
¡Por eso es la Navidad
esperanza y alegría!


Martín García Ramos           

Reservados todos los Derechos de Autor
Prohibida cualquier reproducción sin permiso




Música: Got Down Moses - (Canción hebrea)

Imagen superior:
La adoración de los pastores (Murillo)