Igual que la caricia, como el leve
temblor del vientecillo en la enramada,
como el brotar de un agua sosegada
o el fundirse pausado de la nieve,



debió ser, de tan dulce, tu sonrisa,
oh, Virgen Santa, Pura, Inmaculada,
al sentir en tu entraña la llegada
del Niño Dios como una tibia brisa.



Debió ser tu sonrisa tan gozosa,
tan tierna y tan feliz como es el ala
en el aire del alba perezosa,



igual que el río que hacia el mar resbala,
como el breve misterio de la rosa
que, con su aroma, toda el alma exhala.


Rafael Morales             

Reservados todos los Derechos de Autor
Prohibida cualquier reproducción sin permiso









Música:
Borhki Nahfshee - (Canción hebrea)

Imagen: Virgen de Guadalupe
Pintura de Jorge Sánchez Hernández