Salve, Azucena


Salve, Paloma
portadora de rama sin espinas,
lirio del monte Sión,
arco en la nube, estrella matutina,
laurel de paz,
vereda de llegada y de partida.



Como arca de Noé
rescatas del diluvio a los mortales,
cálida brisa
para las tristes lágrimas del valle.
Escala de Jacob
anclada entre las olas de los mares,
firme peldaño
para subir al ámbito del Padre.



Salve, Azucena,
plenitud de color, blancura intacta,
la rosa mística
que perfuma el vergel de la esperanza,
aromado sosiego
de la naturaleza desterrada.


Emma Margarita R.A.-Valdés                  


Del libro:
"Antes que la luz de la alborada, tú, María"
Publicado con permiso de la Autora.
Prohibida su reproducción sin su expreso consentimiento.
email de la Autora: emmarav@teleline.es

 

 



Música: Le Stelle brillano anche di giorno (G.Tartini)
Imagen: Ntra. Sra. de Guadalupe
(Patrona de México, América Latina e Islas Filipinas)