Claustro, silencio...
con oración y ayuno,
crece el espíritu.




En comunión
brota aroma de olivo,
la paz del mundo.




El Sol de lo Alto
invade las moradas
de almas sin rejas.




Meditación,
luz de sabiduría,
senda y llegada.





Vidas-camino,
pétalos de un rosario
al día naciente.






Contemplación,
asombro en la Presencia,
místico abrazo.





El campanario,
grito en la oscuridad,
la Voz, el Verbo.





Celebración,
maitines y laudes,
del cielo vísperas.





Cantos, plegarias,
alas de mariposas,
sagrado incienso.





En oblación
la santa sencillez
ora y labora.





Emma Margarita R.A.-Valdés          

Reservados todos los Derechos de Autor.
Prohibida la reproducción sin expreso consentimiento.
email de la Autora: emmarav@teleline.es


Ver versión 1 reducida.
Con poesía de Miguel de Unamuno.

Música: Canto Gregoriano (Monasterio Santo Domingo de Silos)
Imagen central: Claustro del Monasterio de Valdediós (Asturias, España)
Resto de imágenes:
Monjes de La Cartuja Aula Dei (Zaragoza, España)
Monjes de la Cartuja de Miraflores (Burgos, España)