El niño iba creciendo y robusteciéndose,
y se llenaba de sabiduría,
y la gracia de Dios lo acompañaba.
(Lc 2, 40)




SEÑOR: para este día
de año nuevo te pido
antes que la alegría,
antes que el gozo claro y encendido,
antes que la azucena
y que las rosas,
una curiosidad ancha y serena,
un asombro pueril frente a las cosas...



Quiero que ante el afán de mi mirada,
enamorada y pura,
todo tenga un misterio de alborada
que me deslumbre a fuerza de blancura.



Quiero ser el espejo con que el río
convierte en gozo nuevo la ribera:
quiero asombrarme del estío
y enamorarme de la primavera.



Señor y Padre mío:
dame el frescor de esta pradera llana,
riégame del rocío
de tu mejor mañana.



Hazme nuevo, Señor,
y ante el cielo, y los campos y la flor,
haz que mi asombro desvelado diga:
Señor... ésta es la rosa, ésta es la espiga...
¡y esto que llevo dentro es el amor!


José María Pemán           
(1898-1981)





Música: What Child Is This?

Cita bíblica:
Biblia para la iniciación cristiana.
Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.
Episcopado Español.