Hijo soy de ti, María,
la flor que tú maduraste;
honda luz crecida en fruto,
tu primavera de carne.



Nueve meses me tuviste
naufragando por tu sangre.
Te recorrí, gota a gota,
navegué todos tus mares.



Las playas de tus mejillas,
las islas de tus lunares.
Desde tu frente dorada
a tus pies que son corales.



Te he visto el alma por dentro
agua riente, humilde, amable.
Sobre las ondas en calma
riela Dios, y se complace.



Fue tu corazón hinchado
vela hermosa, grácil nave.
Ola del amor tu vientre.
En la fe tú me engendraste.



Balandro de la mañana,
me desperté, me miraste:
se deshojaron tus manos
en diluvio de rosales.



Cuando al mar volví la cara,
a mi proa te inclinaste.
Todo el azul en tus ojos;
tu sonrisa el oleaje.



Tus brazos fieles estelas
para un niño navegante.
Las espumas de tus besos
tejieron blancos panales.




Sólo estabas tú, María,
marinera y vigilante.
Tu presencia el horizonte;
la ternura tu paisaje.



Me infundiste suave brisa,
con tu aliento me inspiraste;
viento a favor fue la vida;
barca varada adelante.



Oye el quebrarse del agua,
dulce trino de Dios Padre,
esposa de la Paloma,
mi serenata del aire.



Fascinación de ser hijo.
Rumbo voy a tu semblante.
Mi estrella saberme tuyo.
Mi puerto sentirte madre.


P.Francisco Contreras Molina          
Sacerdote Claretiano

Del libro: "La canción del nacimiento"
Publicaciones Claretianas,1966
Reservados todos los derehos de Autor.






Música: Mar de Amor