El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de
sabiduría, y la gracia de Dios lo acompañaba. (Lc 2, 40)




San José era carpintero,
y la Virgen panadera,
y el Niño Jesús, los días
que llueve y no tiene escuela,
va a recoger las virutas
que se escapan de la sierra,
y en el horno de su madre
sus santas manos las echan.



Mientras las piedras del horno
lentamente se caldean,
vuelve al taller de su padre,
y con manos inexpertas,
ayudado por los ángeles,
labra una cruz de madera.



Y San José dice al verlo:
- ¿Por qué, Jesús, siempre juegas
con escoplos y cepillos
a hacer cruces de madera?
Y el Niño Jesús responde
con su voz alegre y fresca:
- ¡Porque quizás algún día
me habrán de clavar en ella!



Y los rubios angelitos
al escuchar la respuesta,
abandonan el trabajo
y llenos de espanto vuelan
derramando entre las nubes
tristes lágrimas de pena.


Francisco Villaespesa           
(1877-1936) - Almería (España)

Reservados todos los Derechos de Autor.
Prohibida cualquier reproducción sin permiso.







Música: Mystic Forest

CITA BÍBLICA:  Biblia para la iniciación cristiana.
Comisión Episcopal de Enseñanza y Catequesis.
Episcopado Español.